Tarta campo de fútbol para Mauro

Desde que Mauro nació no me he perdido ninguno de sus cumpleaños y siempre le preparo algún caprichín, unas galletas, unos cupcakes y este año ha tocado una tarta con la forma de un mini campo de fútbol, con sus porterías, sus jugadores y hasta un árbitro para que vele por un juego limpio.

Esta tarta es súper fácil, solo necesitamos un bizcocho que esté rico, buttercream de caramelo u otro sabor y fondant verde y blanco, pero si queremos hacerlo mucho más fácil entonces compramos un bizcocho y en lugar de untarlo con el buttercream, podemos utilizar Nutella ablandada unos segundos en el microondas.
 
Hasta aquí fácil, ¿no?


Ingredientes:
Un bizcocho con forma rectangular
125 gr de mantequilla
100 gr de azúcar glas tamizada
25 gr de caramelo líquido
15 gr de leche
Fondant verde y blanco

Elaboración:
Hacemos el bizcocho y el buttercream siguiendo esta receta y dejamos enfriar.
Cubrimos el bizcocho con una capa de buttercream para que se nos pegue perfectamente el fondant.
Estiramos con un rodillo el fondant verde y cubrimos el bizcocho, alisamos bien y recortamos el sobrante.
Yo he forrado también con fondant verde una pizarra rectangular para que sirva de base y colocamos encima la tarta.
Colocamos las porterías y con fondant blanco hacemos las líneas del campo.
Para hacer el césped del borde del campo, apartamos un poco del buttercream y lo teñimos con colorante en gel de color verde de Wilton, lo ponemos en una manga pastelera deshechable y con la boquilla número 233 también de Wilton vamos creando el césped.
Si no tenéis la boquilla, este paso le podemos saltar y nos quedará igual de bonita la tarta.
 
Como véis no es complicado y queda muy chula, a Mauro le gustó mucho y sopló la vela junto a su hermana y sus primos y seguro que no se olvidó de pedir un deseo, pero por si acaso con los nervios no lo hizo, los demás hemos pedido de todo: que sea muy bueno, que estudie mucho, que meta muchas canastas con su equipo de baloncesto, que se lleve bien con su hermana y un larguísimo etc.

Así que Mauro te deseamos Muchas Felicidades y que se cumplan todos tus deseos.



Las porterías y los jugadores lo compré en El Corte Inglés y no son caras.

Dificultad:



Brioche de calabaza

No, no es que os esté dando calabazas, al contrario, este brioche quiero repartirle de forma virtual entre todos los que participasteis en la fiesta sorpresa que me disteis el día de mi cumpleaños, el mejor regalo fue teneros a todos, mi familia, mis mejores amigos, que aunque diga amigos ellos saben que son bastante más, que forman parte de mi vida y  por consiguiente de mi familia.
Muchísimas gracias por hacerme tan feliz y especialmente a ti Elena, por todo lo que has trabajado en ello, a Javier por hacer un viaje relámpago desde Madrid, a Juan por ser mi gran apoyo en ese viaje que iniciamos juntos hace tantos años, a los que vinisteis desde León y a los de aquí, que no faltó ninguno. Y como dicen los toreros...
¡Va por vosotros!



Y después de tanta emoción, os explico la receta.

Hay un blog que me encanta y que sigo a diario que se llama Kanela y Limón y ha publicado unos bollos suizos de calabaza que tienen una pinta espectacular y pensé que con esas cantidades y siguiendo su receta podría hacer en lugar de bollitos individuales, uno grande y en la panificadora y como véis por las fotos el resultado es estupendo, está tierno, jugoso y con un color precioso.
(Juli, no desayunes el lunes que llevo un trozo y desayunamos juntas)

Ingredientes:
450 gr de harina de fuerza
80 gr de leche entera
60 gr de mantequilla blanda
60 gr de azúcar
110 gr de huevo (dos pequeños aproximadamente)
100 gr de puré de calabaza
12 gr de levadura fresc de panadería
Una pizca de sal
Un huevo para pintar y azúcar en grano o azúcar normal humedecida en agua de azahar o anís

Elaboración en Panificadora:

Lo primero haremos el puré de calabaza poniendo los 100 gramos cortados como para una tortilla en un tazón, lo tapamos con papel film y al microondas durante dos minutos más o menos, cuando esté blandita aplastamos con un tenedor y reservamos.

Deshacemos la levadura en la leche y la introducimos en la cubeta, añadimos el azúcar, los huevos batidos, la mantequilla en trocitos pequeños, el puré de calabaza y finalmente la harina y la sal.

Seleccionamos el programa 6 que amasa durante 15 minutos y cuando termine hacemos una bola con la masa, la volvemos a la cubeta, cerramos la tapa y dejamos levar hasta que doble su tamaño.

Cuando esto ocurra, espolvoreamos con harina la superficie de trabajo y dividimos la masa en 3 partes, hacemos 3 bolas y las volvemos a la cubeta para que leven otra vez.

Una vez levada la masa, hacemos un corte con un cuchillo
afilado en cada porción de masa, pintamos con huevo batido y espolvoreamos el azúcar en grano o el azúcar humedecido.
Cerramos y poremos el programa 12 que es el que hornea y yo le he puesto el tueste más bajo, pero a vuestro gusto.

Transcurrida una hora que es lo que tarda el programa, sacamos con cuidado de no quemarnos y colocamos sobre una rejilla y tendremos esta maravilla de brioche. ¿Qué os parece?




Elaboración de forma tradicional:
Pinchad aquí que lo explica de maravilla y si no queréis hacer los bollitos ponéis la masa en un molde de plum-cake y listo.

Dificultad:



I Love Movember

Hemos comenzado noviembre y dejado atrás Halloveen con sus monstruos, muertos vivientes, calabazas y caras cortadas.

Noviembre me gusta porque en este mes nací y aunque ya son un puñado de años los que tengo, los cumplo con más ilusión si cabe que cuando era una cría.

Pero este no es el tema de esta entrada, lo que hoy pretendo es aportar mi granito de arena y hacer un pequeño homenaje al movimiento "Movember" y para ello he hecho un flan de galletas siguiendo la receta del "Flan de galletas El Príncipe" pero sustituyendo dichas galletas por unas galletas Tostaduca.


Ingredientes:
10 galletas Tostaduca
3 huevos
200 gr de azúcar
Medio litro de leche
Caramelo líquido

Elaboración:
Caramelizamos un molde que pueda ir al microondas.
En recipiente ponemos todos los ingredientes del flan y trituramos con la batidora.
A continuación volcamos en el molde e introducimos en el microondas.
Programamos 7 minutos a velocidad máxima, dejamos reposar durante dos minutos y volvemos a programar otros 5 minutos más.
Sacamos y dejamos enfriar, una vez frío lo metemos en la nevera durante una hora o dos.
Está muy rico también, así que si algún día no tenéis galletas Príncipe en casa, no hay problema, con las galletas del desayuno queda igual de bueno.



En este enlace y en este otro encontraréis información sobre este movimiento, creado en el año 2003 para concienciar a los hombres de que lo mejor es la prevención y que deben revisarse periódicamente y así poder detectar a tiempo el cáncer de próstata y testicular.

Los palillos decorados con corazón y bigote los compré en TIGER una tienda muy bonita que vi en Benidorm y que ahora han abierto en Santander.
Esta imagen está sacada de este enlace
Esta entrada se la dedico a mi amiga Blanca porque me sigue fielmente.

Dificultad:


Conservas de Lisboa

¡Mirad que cosa más bonita!


A primera vista no sabes muy  bien lo que es, ves unos paquetitos preciosos, muy bien envueltos, de colores llamativos y unos bonitos dibujos vintage y lo que menos te imaginas es que debajo de esos lindos envoltorios vas a encontrar unas conservas riquísimas.
Me las ha traído mi hija de Lisboa, las compró en una tienda muy pequeña pero con mucho encanto, así que si alguno de vosotros pasa por alli no dejéis de visitarla.
Es verdad que nuestras conservas son tan buenas o más, pero la imagen es muy importante y esta conservera lo ha tenido muy en cuenta y ha creado un embalaje muy visual y atrayente y a mi me encanta.





Una foto del escaparate con un gran surtido
En este enlace encontraréis un vídeo muy chulo. 



Galleta bebé

Mi querida amiga Isabel ha sido abuela y me apetecía hacerle un detalle para ella y para los papás y que sepan lo mucho que me importan.



Martín es un bebé precioso y su mamá le viste como lo que es: "El rey de la casa" y así he querido representarle en un galleta. 

¡A ellos le ha gustado y espero que a vosotros también!

Elaboración:
La masa de la galleta la he sacado de este blog y el resto simplemente fondant azul y blanco.
He contado con la ayuda de mi hija que ha hecho lo más importante y también lo más difícil para mi, que es la carita, pues aunque parezca mentira y sea una simple galleta, hay que darle expresión y dulzura y los rizos son una pasada.
Una vez tenemos horneada y fría la galleta, vamos cortando con el mismo cortador las distintas piezas.
La camisita:
La decoramos con un texturizador y con un cortador redondo de ondas cortamos un semicírculo y se lo colocamos a modo de babero, el lazo está hecho con este molde, que por cierto os diré que me encanta.
El pelele:
Pues igualmente con el cortador de la galleta cortamos la zona central del muñeco y luego recortamos la cintura y las perneras del pantaloncito a una largura que nos parezca apropiada, pero eso ya a vuestro gusto. Con otro cortador acanalado pero en este caso rectangular, cortamos tiras para simular las puntillas del pelele.
Para los botones hacemos micro bolitas de fondant y las marcamos dos agujeros con un palillo.
Los patucos, lo mismo, recortamos cada pie con el cortador de la galleta y adornamos con otro lazo.
La carita la hacemos con un cortador redondo del tamaño de la cabeza, marcamos los ojitos con la punta de una boquilla fina y la boca con la punta de un palillo.
Para los coloretes usaremos el colorante en gel Wilton color rosa, mojando un pincel en agua y en el colorante hasta obtener el tono deseado y luego lo aplicaremos suavemente sobre las mejillas para darle ese aspecto de bebé sanote que te le comerías a besos.
El chupete también es obra de mi hija y aunque no se ve, lleva grabada la "M" del nombre.


Arancha, la mamá de Martín, al que vemos al fondo en su cuna, ajeno totalmente al asunto, me envía las fotos con el antes y el después de la merienda, dice que le daba pena comerla pero que una vez que empezaron, visto y no visto, quedaron los rizos y poco más.



Esta foto parece decir que les gustó y me alegro.

Dificultad:





Tarta joyero

Para el cumpleaños de Lucía, hemos hecho una tarta joyero y es que a esta pequeña princesita, le chiflan las pulseras, los anillos, los abalorios y todo lo que sea para ponerse guapa y claro con tanta joya necesitaba un joyero para guardar sus tesoros.


Ingredientes:
2 bizcochos rectangulares
Crema de cacao y avellanas
Fondant blanco y rosa
Collares de caramelos
Gominolas de colores y chuches

Elaboración:
En esta ocasión he comprado los bizcochos.
Con la crema de chocolate, unimos los dos bizcochos entre sí y también untamos por encima y por los laterales con la misma crema. Esto es para que se pegue el fondant al bizcocho.
Estiramos el fondant rosa y cubrimos por encima el bizcocho.
Hacemos los separadores del joyero que iremos pegando con pegamento comestible o con leche condensada, con la ayuda de un pincel.
Dejamos que el fondant rosa endurezca un poco.
Con el fondant blanco forramos el frente y los laterales del joyero.
Para la tapa, cortamos un trozo de cartón y la forramos con fondant blanco por una parte y rosa por otra, adornamos con un medallón con su nombre y una mariposa rosa.
Llenamos el joyero con las chuches que hemos comprado.
Las  sortijas de fabricación propia están hechas de la siguiente forma:
Cogemos un chupete de gominola, le cortamos la parte de la tetina y nos quedamos con el anillo y le pegamos una gominola grandecita a modo de perla.
Para hacer las pulseras:
Escogemos las gominolas combinando los colores que más nos gusten y las pasamos por un cordoncillo. Hacemos lo mismo con ositos de goma.
Los medallones rojos son de regaliz, le pasamos un cordoncito, añadimos una bolita de gominola y un lacito.


No es dificil de hacer, pero el fondant y el calor no son buenos amigos y ese día hacía mucho calor, así que el fondant no endurecía y se manipulaba muy mal y me estresó bastante, pero lo importante es que a Lucía le gustó su tarta.
¡Muchas Felicidades!


Dificultad:




Higos en almíbar

¡Pero qué rápido pasa el tiempo! Parece que fue ayer cuando nuestro amigo Fernando se presentó en casa con un canasto de riquísimos higos con los que hice esta tarta, bueno pues la historia se repite, pero un año más tarde.
Este año los he hecho en almíbar porque me parecía que era más rápido que la mermelada, pero aunque llevan su tiempo, quedan buenísimos (si te gustan los higos, claro)



Estuve mirando por Internet y encontré ésta receta que parecía fácil, modifiqué la cantidad de azúcar, que a mi gusto me parecía excesiva y aún así la próxima vez le pondré algo menos y le añadí corteza de limón y media rama de canela.

Vamos con la receta:

Ingredientes:
1 Kg de higos maduros pero firmes
1 litro de agua
750 gr de azúcar
1 vaina de vainilla
Unas tiras de corteza de limón, sin la parte blanca
Media rama de canela

Elaboración:
Ponemos los higos en una olla y dejamos hervir durante 3 minutos.
Sacamos con cuidado con la espumadera y pesamos 1 kilo.
En otra olla ponemos el agua, el azúcar, la vainilla, la cáscara de limón y la canela y llevamos a ebullición hasta que el azúcar se disuelva totalmente.
En ese momento, incorporamos los higos y dejamos cocer hasta que el agua se vaya evaporando y caramelizando y los higos queden tiernos.
Este paso tarda pues el agua tarda en evaporarse y caramelizar, pero ese tiempo le podemos aprovechar para esterilizar los tarros de cristal para conservar nuestros higos.
Para ello los hervimos durante 20 minutos y los sacamos con cuidado del agua.
Una vez cocidos los higos, vamos rellenando los tarros con los higos, llenamos con el almíbar, cerramos bien y cocemos durante otros 20 minutos para que hagan el vacío y así garantizamos la conservación durante mucho tiempo.

Ponemos una etiqueta con la fecha de envasado, una cinta bonita, o un cordelillo y listo, bien para la despensa o para tener un detalle con alguien especial, que sepa valorar lo hecho en casa.

Este es el resultado, espero que os guste.



Se deshacen en la boca...


Dificultad:




Sandwich boloñesa al horno

No se que nombre darle, hay quien le llama empanada, pero a mi no me lo parece, aunque el nombre es lo de menos, lo cierto es que es muy fácil de preparar y para una cena puede resultar ideal.



Ingredientes:
Pan de molde
Salsa boloñesa
4 huevos 
2 vasos de leche o nata

Elaboración:
Untamos un molde o una fuente que pueda ir al horno con un poco de mantequilla o aceite.
Batimos los huevos y la leche y reservamos.
Colocamos las rebanadas de pan hasta cubrir el fondo de la fuente y mojamos con la mezcla de huevos y leche.
A continuación repartimos el relleno, que en este caso es de salsa boloñesa porque había hecho bastante y hay que aprovechar la comida, pero puede ser el que más nos guste: bonito en aceite con tomate frito, restos de un asado, unas sardinitas, etc., tapamos con otras rebanadas de pan y vertemos el resto de huevos y leche procurando que empape bien.
Introducimos al horno que previamente habremos calentado a 190 grados y esperamos a que esté doradito.
No le he quitado la corteza al pan de molde porque a mi me gusta así, pero si no os gusta, pues sin ella.


Podemos servir el sandwich con una ensalada, con un vasito de gazpacho, o dejar enfriar y hacer trocitos, tipo canapé y ya tenemos un aperitivo sencillo, fácil y nutritivo pues lleva de todo: pan, leche, huevos, carne, tomate...

Hoy ha sido mi comida en el trabajo y estaba estupendo, muy jugoso y rico y el gazpacho buenísimo y fresquito.
Esta receta ha sido mi inspiración.

Dificultad:





Croquetas de puerros y salmón ahumado

El otro día hice una quiche de puerros y salmón y me sobró bastante relleno, así que hice unas croquetas para aprovecharlo y menudo descubrimiento, me han encantado, quedaron suaves, ricas y diferentes.


Ingredientes:
2 puerros, solo la parte blanca
Salmón ahumado, unos 100 gr
2 huevos cocidos
50 gr aceite de oliva vírgen
50 gr de mantequilla
180 gr de harina
800 gr de leche
Nuez moscada
Pimienta
Sal

Elaboración del relleno de la quiche:
  1. Cortamos finamente los puerros y los pochamos en una sartén con un poco de aceite y mantequilla y un pellizco de sal hasta que estén blanditos.
  2. Cortamos el salmón en tiras finas y le damos una vuelta rápida en la sartén que tenemos los puerros pochados.
  3. Reservamos y dejamos enfriar.

La elaboración de la masa de croquetas:

Es la del libro de la Thermomix pero con una pequeña adaptación, en lugar de 170 gr de harina, he puesto 180 gr.
  1. Ponemos el aceite y la mantequilla en el vaso y programamos 3 minutos, Varoma. velocidad 3 y medio.
  2. Añadimos la harina y programamos 1 minuto, 100º, velocidad 2 y medio.
  3. Incorporamos los ingredientes restantes, menos la mezcla de puerros y salmón y los huevos cocidos.
  4. Mezclamos durante 10 segundos, velocidad 6 y a continuación añadimos dos cucharadas del relleno de la quiche que tenemos reservado.
  5. Programamos 30 minutos, Varoma, velociadad 4.
  6. Cuando pare la máquina, dejamos reposar unos minutos sin bajar el vaso y añadimos el resto de los puerros y salmón, los huevos cocidos picaditos, mezclamos bien con la espátula y comprobamos el punto de sal.

Untamos un molde rectangular con aceite o mantequilla y vertemos la bechamel, tapamos con papel film bien pegadito a la masa y dejamos enfriar, si es de un día para otro mejor.
Formamos las croquetas, las rebozamos en huevo y pan rallado y las freímos en aceite caliente.

En este caso he experimentado una opción nueva: llenar dos mangas pasteleras con el relleno, las he dejado enfriar y a la nevera toda la noche.
Al día siguiente, cortamos el pico de la manga pastelera un poco grande para que las croquetas tengan un tamaño medio y sobre un papel de horno vamos haciendo tiras con la masa.
A continuación con una tijera o un cuchillo, cortamos porciones de esa masa y a rebozar.
Esta forma es bastante cómoda pues no tienes que estar dando forma a las croquetas, que casi es la parte más pesada de la receta.

Elaboración tradicional:
  1. Calentamos la leche hasta hervir y reservamos.
  2. Ponemos una sartén al fuego con el aceite y la mantequilla y añadimos la harina de golpe, removemos sin parar durante dos minutos para que se cocine la harina y no tenga sabor a crudo.
  3. Transcurridos los dos minutos añadimos toda la leche y seguimos removiendo enérgicamente hasta que la harina se integre en la leche.
  4. Incorporamos nuestra mezcla de puerros y salmón y los huevos picados, seguimos removiendo y cocinamos unos minutos más. Comprobamos el punto de sal y rectificamos si fuese necesario.
  5. El resto igual.


Dificultad:

Empandillas de manzana

No creo que invente nada nuevo si digo que las manzanas, la mantequilla, el azúcar y la canela son los ingredientes que a mi entender mejor combinan. Los mezcles como los mezcles estarán riquísimos.
Pues bien, con estos ingredientes y unas obleas de La Cocinera, he hecho las típicas empanadillas, pero en versión dulce.



Ingredientes:
2 manzanas grandes
2 cucharadas de azúcar moreno
Un trozo de mantequilla, unos 50 gramos
Canela molida

Elaboración:
Pelamos las manzanas y las troceamos en trocitos pequeños, más o menos como picamos las patatas para hacer una tortilla.
En una sartén ponemos la mantequilla y cuando empieza a derretirse, añadimos las manzanas picadas, el azúcar moreno, o blanco si no tenéis y canela al gusto de cada cual.
Dejamos cocinar unos minutos, para que la manzana se ablande y caramelice.
Apartamos del fuego y dejamos enfriar.
Rellenamos las empanadillas con las manzanas y cerramos aplastando los bordes con un tenedor.


Freímos en abundante aceite caliente, aunque no demasiado para que no se quemen.
Colocamos las empanadillas sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.
Cuando enfríen espolvoreamos azúcar glas por encima y tenemos un postre muy rápido y con un sabor increíble.

Quería enseñaros la presentación que hizo el otro día el chef Fernando Canalesen Canal Cocina y es ni más ni menos que una jabonera de madera de Ikea.



Me encantó la idea porque yo tenía una que compré hace tiempo y que tenía guardada en un cajón sin usar, así que era el momento de utilizarla. ¿No os parece original? 

Este es el aspecto: crujiente por fuera y jugoso por dentro, casi como un strudel miniatura.


Con estas cantidades me han salido once empanadillas de tamaño pequeño. 

Dificultad:


Seguidores

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...